Recetas

Cheesecake de mango

Hoy os traemos una receta muuuuuy dulce… Atentos!! Que empezamos nuestra cheesecake de mango:

Para la base:

  •  200 gramos de galletas tipo María o Digestive
  •  50 gramos de mantequilla

Para el relleno:

  •  400 gramos de mango fresco
  •  1 sobre de gelatina neutra en polvo
  •  50 mililitros de agua caliente
  •  200 gramos de queso crema
  •  400 mililitros de nata líquida
  •  1 taza de azúcar glass (140 gramos)

Para la cobertura:

  •  100 gramos de puré de mango (que habremos hecho)
  • 1 cucharadita de gelatina neutra en polvo
  •  3 cucharadas soperas de agua caliente

Elaboración:

Prepara la base de la tarta sin horno triturando o machacando las galletas y derritiendo la mantequilla en una olla o al microondas. Luego mezcla bien estos dos ingredientes hasta conseguir una pasta homogénea.

Coge un molde desmontable de aproximadamente unos 22 cm de diámetro y vierte la mezcla anterior. Procura aplanarla lo máximo posible para que quede de forma uniforme en la base y mete el molde en el congelador mientras sigues con la receta.

Prepara el relleno de la cheesecake de mango  haciendo un puré de mango. Para ello, pela y corta en trozos el mango y mételo en una batidora eléctrica, o directamente mete la pulpa de mango congelada y tritura. Reserva 100 gramos aparte para la cobertura.

Bate el queso crema junto con el azúcar hasta conseguir una crema espesa.

Hidrata la gelatina en un poco de agua durante unos minutos y luego disuelve la opción que hayas utilizado en el agua caliente.

Por otro lado, monta la nata líquida con unas varillas eléctricas a ser posible.

Vierte el pure de mango sobre la mezcla de queso y azúcar y bate bien con una lengua pastelera. Luego añade la nata montada y, con cuidado, mezcla todo con movimientos envolventes.

Saca el molde de congelador y vierte el relleno del cheesecake de mango sin horno por encima. Entonces mételo en la nevera  y deja que se cuaje durante  unas 4 horas o más.

Prepara la cobertura hidratando la hoja de gelatina en un poco de agua previamente. Luego escúrrela y disuelvelo en el agua caliente. Agrega el puré de mango reservado y mezcla bien.

Una vez que el relleno esté cuajado, vierte la cobertura de mango por encima y mételo de nuevo en la nevera hasta que esta se endurezca. Después ya podrás desmoldarlo y servirlo en porciones.

¡Y a disfrutad!