aguacates palta 2

La plantación y el proceso del tratamiento de los aguacates

En los últimos años, la producción y venta de aguacates ha aumentado significativamente. Es este tipo de fruta originaria de México la se ha vuelto cada vez más rentable debido a su alto valor comercial a escala global.

El asunto es que detrás del éxito de cualquier producto, existe un proceso difícil que requiere el uso de tecnología y conocimientos prácticos. De igual forma, la calidad de los aguacates está relacionada con diversos factores que se reflejan en la cosecha y las diferentes etapas posteriores a la cosecha.

Aunque la gente está generalmente menos interesada en el cuidado y mantenimiento postcosecha, la percepción de la calidad por parte de los consumidores en términos de apariencia y sabor es crucial. También cabe señalar que el distribuidor es el primero en notar las molestias del producto por un manejo inadecuado después de la cosecha.

Por este motivo, hemos proporcionado una breve guía de los factores a considerar en el procesamiento de la plantación y la postcosecha de los aguacates.

Plantación y cultivo de aguacate

Los aguacates se siembran a partir de las semillas de la propia fruta (llamada hueso central). Esta es la única forma de realizar un sistema de copia tradicional. Los pasos son los siguientes:

Lo primero que tenemos que hacer es elegir semillas, limpiarlas quitando el residuo de pulpa, y luego perforar la parte más delgada (parte superior) con un corte de unos dos centímetros de grosor. Esto es lo que ayudará a que la planta comience a germinar más fácilmente.

La mejor manera de hacerlo es germinar las semillas en un recipiente con agua para mojar la parte plana (la parte más gruesa) de la semilla. Al comprobar que la raíz ya ha salido, llegando a los diez centímetros de largo, entonces será el momento para trasladarla a una maceta con tierra y sustrato de cultivo.

Una buena composición incluye turba, compost con hojas, perlita, tierra negra, humus de lombriz, gallinácea, facilitando un drenaje necesario. Al mismo tiempo, se debería ir realizando una función de absorción de agua, fortaleciendo y oxigenando la raíz.

No olvidemos que el hueso central, se introduce en la maceta, semillero, con la parte plana para el fondo, dejando la parte superior que se vea, recibiendo la luz, el riego o control de la humedad. Este proceso es básico en su proceso de arraigo y crecimiento.

La primavera es la mejor estación del año para sembrar el aguacate. No obstante, se debe hacer evitando lugares fríos, las heladas son muy perjudiciales y nos harían perder la mayor parte de las semillas, la temperatura ideal sería de unos 20º C.

Existen otros procedimientos que permiten una producción más rápida. Se trata de los acodos, obtenidos de un árbol en producción. En este caso se trata de lograr la aparición de raíces de una rama existente.

A esta se le quita con cuidado unos 4 centímetros de corteza y se envuelve la parte descubierta en una bolsa con tierra rica en nutrientes específicos. Pasados ​​unos 7 meses se comprueba si han aparecido raíces. En este caso se corta la rama del árbol y se traslada a una maceta.

Los procesos normales con siembra de Huesos pueden dar frutos pasados ​​3 a 4 años, según nos indican, aunque también depende de variantes y cuidados. La aceleración de la producción por ciclos de siembra y cuidados en zonas determinadas, denominados por escalas, facilitará obtener producciones inmediatas. Incluso, se pueden sanar árboles dañados.

¿Cómo manipular los aguacates después de la cosecha?

El aguacate es una fruta menopáusica, por lo que una vez que se separa del árbol y alcanza la madurez fisiológica, comienza su madurez. Este proceso es el resultado del aumento de los niveles de etileno y la frecuencia respiratoria.

Asimismo, es la causa de la aparición de algunos patógenos que permanecen inactivos durante la cosecha. Es por ello que para mantener la calidad, una vez que llega la temporada después de la cosecha, hay que utilizar los métodos de cuidado adecuados.

De esta manera puede adaptarse mejor a las características del fruto, que repasaremos a continuación.

Refrigeración

La gestión y el control de la temperatura son las herramientas más útiles a la hora de prevenir enfermedades u otros factores externos que provocan deterioro. Los aguacates se refrigeran porque así se reduce la actividad física interna en estos.

De esta forma se puede mantener la calidad y robustez del producto hasta que sea transferido para su venta y consumo. Sin embargo, es importante recordar que cuando un aguacate se expone a bajas temperaturas durante mucho tiempo, puede sufrir quemaduras por frío o una madurez anormal.

La temperatura de refrigeración suele estar entre 4 y 8º C. Aunque el aguacate Hass y otras variedades son más resistentes al frío, su temperatura de refrigeración puede llegar incluso a estar entre 3 y 7º C. Esta variedad tiene actualmente un alto valor comercial y también es una de las variedades más aptas para la exportación y producción a gran escala.

Almacenamiento

Su almacenamiento es un balance entre las bajas temperaturas para disminuir la tasa de respiración, pero no demasiado bajas debido a que pueden ocasionar decoloración negra de la cáscara (manchas en parches). Es por ello que los frutos de ‘Hass’ se almacenan normalmente a 4 y 5° C.

Un tratamiento de acondicionamiento frío de 3 a 4 días a 6º C permite la des infestación en frío a 1º C durante 16 días sin que aparezcan manchas en parches. No obstante, no está claro si el acondicionamiento de 6º C permite la desinfesta con frutos ‘Hass’.

Esto es especialmente en los que no recibieron tratamiento de acondicionamiento y que sí lo recibieron, almacenados luego a 1º C o 5º C durante 40 días, evaluándose en la. En la mayoría de los casos, acondicionar y almacenar a 1º C mantuvo la calidad de los frutos durante 20 a 15 días. Pero, si el almacenamiento se prolonga aparecerían daños en la piel.

Estos resultados sugieren que los aguacates ‘Hass’ acondicionados pueden ser almacenados en frío a 2º C durante 40 días y quizás reducir la dependencia de sistemas de atmósferas controladas. Esto resulta perfecto para que el fruto llegue perfecto hasta el cliente.

Humedad relativa

Después de que todas las frutas se caen del árbol, el suministro natural de agua se perderá y el agua excretada por el sudor no podrá recuperarse. El aumento de la humedad relativa (RH) del aire reducirá la cantidad de agua descargada del producto.

De esta forma se puede mantener la calidad y robustez del producto hasta que sea transferido para su venta y consumo. Sin embargo, es importante recordar que cuando un aguacate se expone a bajas temperaturas durante mucho tiempo, puede sufrir quemaduras por frío o una madurez anormal.

La temperatura de refrigeración suele estar entre 4 y 8º C. Aunque el aguacate Hass y otras variedades son más resistentes al frío, su temperatura de refrigeración puede llegar incluso a estar entre 3 y 7º C. Esta variedad tiene actualmente un alto valor comercial y también es una de las variedades más aptas para la exportación y producción a gran escala.

Una humedad relativa (HR) superior al 95% puede promover el crecimiento de bacterias y hongos. Por lo tanto, la temperatura de almacenamiento óptima debe estar siempre entre el 85% y el 90% de humedad.

La humedad es uno de los problemas más comunes porque puede dar lugar a la aparición y manifestación de enfermedades. Si estos no están refrigerados, se recomienda utilizar un recubrimiento para cubrir la fruta y evitar su deterioro.

De esta forma, se crea una atmósfera que reduce la respiración, reduciendo así la humedad. Estos recubrimientos pueden ser resinas, polímeros, etc. Atmósfera controlada. Debido a que el aguacate es una fruta menopáusica, su tasa de respiración aumentará después de la cosecha.

Teniendo en cuenta la disponibilidad de oxígeno en el medio ambiente, puede acelerar el proceso de maduración. Por eso es muy útil controlar la atmósfera.  La alta concentración de dióxido de carbono y la baja concentración de oxígeno en la atmósfera retrasarán la madurez.

Con un 8% de dióxido de carbono y un 3% de oxígeno, los aguacates se pueden almacenar durante 9 semanas. Durante este tiempo también pueden ser transportados, pero manteniendo las mismas condiciones de refrigeración según el tipo de aguacate, a fin de evitar que se dañen durante el camino.

Más Artículos

¿Qué aguacate está considerado como el mejor del mundo? El aguacate mexicano!
Reyes Gutiérrez en Fruit Attraction
Cómo cultivar aguacates en casa
Reyes Gutiérrez Volverá a Fruit Logistica
Preguntas frecuentes sobre aguacates y mangos
El aguacate Hass
Frutas tropicales exóticas y curiosas
FRUIT LOGISTICA 2019